1624 Mediterraneo

De Todoavante.es

Saltar a navegación, buscar


1624 Mediterráneo



En 1624 a don Álvaro de Bazán y Benavides se le otorgó el mando de una escuadra formada por cuatro galeras de España, cuatro de Sicilia y seis de Malta, en su Real iba el príncipe Filiberto de Saboya, salió de Palermo rumbo a Túnez, en su ruta a la altura de la isla de Faviñana, se cruzó con un galeón bátavo del porte de 20 cañones, el cual fue capturado pasando a formar parte de la escuadra española, continuando su crucero a los pocos días se encontró con tres grandes galeones turcos.

Frente a él se encontraba Alí-Arráez-Rabazin, un renegado de Ferrara quien ya había sido cautivo de don Álvaro, por esta razón conocía muy bien las costas de España y las norteafricanas. Debió pensar que a costumbre de los combates de galeras sería inmediatamente abordado, pero don Álvaro no era tan fácil de vencer, tenía la mala costumbre de ¡pensar! Primero ganó barlovento y fuera del alcance de la artillería turca, comenzó a dispara con el cañón de crujía de sus galeras, (solía ser uno de á 40 libras castellanas o 18,4 kilos de peso y 17,5 centímetros de calibre, y 3,5 metros de ánima, pesando 2.500, con alcance de -punto en blanco- cercano a los 300 metros, máximo entorno a los mil) logrando en poco tiempo desarbolar a los enemigos y hacer algún impacto en la línea de agua. Al sentir esto el Arráez quiso ponerse en fuga, pero sus daños eran considerables y sus galeones no avanzaban tanto como las galeras, las cuales a su vez seguían disparando sobre ellos, esto le llevó a tomar la decisión de embarrancar en la costa y ponerse a salvo.

Arribaron las galeras y maniobrando con los remos pusieron sus popas junto a las de los galeones, siendo abordados sin bajas por haber sido abandonados, pero Alí-Arráez estaba a bordo herido, fue hecho prisionero y con él un gran botín de todo lo que a su vez había conseguido. El capitán don Simón Costa con la ayuda de los carpinteros y calafates en muy poco tiempo puso a flote los tres galeones, donde pasó una dotación española y con ellos entraron en el puerto de Palermo, donde tuvieron uno de los grandes recibimientos, pues no sólo se aumentaba la escuadra, sino que se tenían más brazos, pues los huidos fueron todos capturados. Siendo su entrada la normal, arrastrando los estandartes principales capturados al enemigo por el agua.

Esta victoria queda cantada en una obra que se titula: «Octavas rimas a la insigne victoria que la Serma. Alteza del Príncipe Filiberto ha tenido, conseguida por el excelentísimo señor Marqués de Santa Cruz, su Lugarteniente y Capitán general de las galeras de Sicilia, con tres galeones del famoso corsario Alí-Arráez-Rabazin, compuesta por Diego Duque de Estada. Dirigida a Su Aleta mismo.»

Comenzando así:

«Cíñase Europa la cabeza de oro

si de flores la dorna a quien imita,

que ella burlada, burlador el Toro,

nombre a la parte da que el cielo habita.

Provincia en sí se encierra a quien adoro,

de Ispalo fundación, que el nombre quita

al África y a Asía ¡oh grande España!

sustentada con una y otra hazaña.»


No se quedó aquí el año pues le llegó una comunicación de haber visto pasar una escuadra compuesta por seis galeras de Bizerta, cinco de Argel y dos de Rodas, con rumbo al Adriático y costa de Dalmacia. Zarpó con sus galeras y las persiguió, descubriéndolas en una ensenada al ancla y muy poco apercibidas, comenzó a dispararles y en muy poco tiempo se fueron a pique siete, las restantes seis al conseguir la superioridad fueron abordadas y tomadas, así como sus tripulaciones y la alegría de los cristianos puestos al remo que fueron liberados. Pero la gran sorpresa de este 13 de julio fue que entre las seis últimas se encontraba la galera capitana de la escuadra de Barcelona, la cual había sido capturada en 1620 por los argelinos, regresando a su puerto y escuadra.

Bibliografía:

Altoaguirre y Duvale, Ángel de.: Don Álvaro de Bazán. Primer marqués de Santa Cruz de Mudela. Estudio Histórico-Biográfico. Tipografía de los Huérfanos. Madrid, MDCCCLXXXVIII.

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Est. Tipográfico «Sucesores de Rivadeneyra» 9 tomos. Madrid, 1895-1903.

Guardia, Ricardo de la.: Notas para un Cronicón de la Marina Militar de España. Anales de trece siglos de historia de la marina. El Correo Gallego. 1914.

Olesa Muñido, Francisco Felipe.: La Galera en la navegación y el combate. Junta Ejecutiva del IV Centenario de la Batalla de Lepanto. Madrid, 1971. 2 tomos.

Compilada por Todoavante ©

Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Navegación
Hª NAVAL de ESPAÑA
Estado Mayor
Ordenes Militares
Flotas
Buques General
De 1248 a 1514
De 1515 a 1700
De 1701 a 1833
De 1834 a 1957
Herramientas