1784 2º bombardeo de Argel

De Todoavante.es

Saltar a navegación, buscar


1784 2º bombardeo de Argel



Los argelinos no se quedaron parados pues comenzaron los preparativos y las reparaciones consiguiendo levantar una nueva fortaleza con cincuenta cañones, se reclutaron cuatro mil soldados turcos voluntarios arribando en buques neutrales, llegan ‹asesores› europeos (todos contra España, ¿alguien da más?) para ayudar en las fortificaciones y baterías, se preparado no menos de setenta embarcaciones entre goletas y cañoneras para rechazar a las españolas, etc. etc., incluso el Dey ha ofrecido una recompensa de mil cequíes a quien aprese una embarcación de la escuadra atacante. Barceló activa sus preparativos en Cartagena, ahora su escuadra constará de cuatro navíos, con insignia en el Rayo, de 80 cañones, al mando de don Baltasar de Sesma, cuatro fragatas «dos de ellas desarmadas y utilizadas como almacén de pólvora y municiones», doce jabeques, tres bergantines, nueve más pequeños, y la fuerza atacante: veinticuatro cañoneras con piezas de á 24, ocho más con una de á 18, siete con calibres menores para abordaje, veinticuatro con morteros y ocho obuseras con piezas de á 8.

Pero esto no es todo, la expedición adquiere un cierto aire de cruzada, por ello se unen en su apoyo la Armada de Nápoles «entonces tan íntimamente unida a la española», al mando del almirante Bologna aportando dos navíos, tres fragatas, dos jabeques y dos bergantines; Malta, con un navío, dos fragatas y cinco galeras, y Portugal, al mando del almirante Ramírez de Esquivel, con dos navíos y dos fragatas, si bien ésta llega tarde y ya en plenos bombardeos.

Tras una solemne advocación de la empresa a la Virgen del Carmen, la escuadra zarpa de Cartagena el 28 de junio llegando frente a Argel el 10 de julio. El 12 a las 08:30 horas se rompió el fuego, sosteniéndolo hasta las 16:20, intervalo en el que se lanzaron una 600 bombas, 1.440 balas y 260 granadas, contra 202 bombas y 1.164 balas enemigas. Se observaron grandes destrozos y un gran incendio en la ciudad y fortificaciones, se rechazó a la flotilla enemiga compuesta por setenta y siete unidades, causando la voladura de cuatro de ellas.

Las bajas atacantes se redujeron a seis muertos y nueve heridos, más por accidentes a bordo que por fuego enemigo, aumentadas tristemente y de forma accidental con la voladura de la cañonera número 27, mandada por el alférez de navío napolitano don José Rodríguez. Y así durante siete ataques más, sin incidencias dignas de mención, salvo que en uno de ellos un disparo de la defensa alcanzó la falúa desde la que Barceló dirigía el bombardeo a flor de agua, echándola a pique, en esta ocasión estuvo muy cerca de perder la vida, acudiendo en su ayuda su Mayor general don José Lorenzo de Goicoechea, no sufriendo herida alguna y transbordando inmediatamente a otro bote continuó impartiendo órdenes sin dar mayor importancia al incidente.

El 21 de julio se dio por finalizado el bombardeo, tras haber disparado más de 20.000 balas y granadas sobre el enemigo, y haber perdido cincuenta y tres hombres, resultando heridos otros sesenta y cuatro en los ocho ataques, buena parte de ellos, como sabemos, debido más a accidentes que al fuego enemigo, aunque resultó evidente que en esta ocasión las defensa eran más fuertes, pero de poco les sirvió.

Al terminar los bombardeos se desató un temporal, obligando a regresar la expedición al puerto Cartagena, siendo el navío Septentrión al mando del capitán de navío don Miguel de Goicoechea, junto a las fragatas Nuestra Señora del Pilar, mandada por el capitán de fragata don Pedro Carriazo y Santa Rosa, al mando del capitán de fragata don José Pascual de Bonanza, los buques que por orden del general se quedaron para vigilar no salieran enemigos del puerto y pudiera acosar la escuadra, permaneciendo sesenta días en esta comisión, regresando una vez cumplida su comisión al puerto de salida.

Bibliografía:

Codina Bonet, Ramón.: Don Antonio Barceló, Almirante de la Armada y Corsario del Rey. Instituto de Historia y cultura Naval. Madrid, 2010.

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Est. Tipográfico «Sucesores de Rivadeneyra» 9 tomos. Madrid, 1895-1903.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. Imprenta J. López. Madrid, 1873.

Compilada por Todoavante ©

Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Navegación
Hª NAVAL de ESPAÑA
Estado Mayor
Ordenes Militares
Flotas
Buques General
De 1248 a 1514
De 1515 a 1700
De 1701 a 1833
De 1834 a 1957
Herramientas