1799 — 1802 Rochefort y Brest

De Todoavante.es

Saltar a navegación, buscar


1799 — 1802 Rochefort y Brest



El 13 de mayo realizó su segunda salida la escuadra del océano al mando del general don José de Mazarredo, enarbolando su insignia en el navío Purísima Concepción con rumbo al Mediterráneo, para reunirse en el Arsenal de Cartagena con la francesa al mando del almirante Eustache Bruix.

El 16 seguido cuando se encontraban en el meridiano de Málaga, se desató un duro temporal del NE., por efecto de su rápida formación el navío, el San Telmo al mando de don Juan José Martínez, quedó desarbolado de los cuatro palos, cayendo la mayor parte de toda la arboladura sobre la cubierta y costados, la corriente y el efecto del viento lo aconchaban sobre la costa africana, se pusieron a trabajar pero era materialmente imposible armar las bandolas, por lo que se dio por perdido el buque, cuando todo parecía llegar a su fin se fijaron que iban directos al puerto de Orán, al estar con fondo dio la orden de lanzar las anclas, pasaron la noche descansando del gran esfuerzo realizado, mientras el temporal iba amainando, pero en la mañana del 18 el viento roló y ahora venía de S., por ello se zafaron los cables quedando al garete, a pesar de ello dio la orden de arbolar, cuando se encontraban en este trabajo apareció una fragata británica convencida de ser presa fácil para ella, al distinguirla dejaron el trabajo y tomaron las armas, el buque enemigo se fue aproximando muy confiado, pero pronto salió de esa creencia al comenzar a recibir uno tras otro los certeros proyectiles del navío, viéndose obligada a abandonar su intento, terminaron de arbolar el buque y de esa guisa entró en el puerto de Cartagena, ante el asombro de toda la escuadra que estaba presente, por haber tenido que regresar a reparar la mayoría de los buques.

Por ello algunos fueron reparados inmediatamente y otros tuvieron que permanecer en el Arsenal hasta ser terminados, zarpando con los que se pudieron alistar reuniéndose ambas escuadras navegando con rumbo al sur, pasaron el Estrecho arribando a la bahía de Cádiz el 10 de julio, dando la vela de nuevo el 20 con rumbo al arsenal francés de Brest, donde fondearon ambas escuadra el 8 de agosto seguido.

En abril de 1799 se le ordenó a don Alejo Gutiérrez de Rubalcava embarcar en el navío Real Carlos, como ayudante de la escuadra del general Melgarejo, compuesta por cinco navíos y una fragata, dando escolta a varios transportes trasladando a la división del ejército del teniente general don Gonzalo O’Farril, con rumbo al puerto de Rochefort donde se encontraban fondeados, fueron atacados por una escuadra británica formada por seis navíos, varias fragatas y tres corbetas, montando bombardas siendo las que en realidad hicieron el ataque a la escuadra española el 2 de julio, pero el mando español ordenó arriar las lanchas y botes de los navíos y fragatas armados con un cañón, los franceses hicieron los mismo con algunos de los suyos uniéndose ambos, al oscurecer salieron a remo cuando llegaron a tiro de cañón los bombardearon, tuvo tanto éxito el ataque por inesperado y los graves daños causados que se vieron obligados a picar los cables largar las velas y abandonar el bloqueo del puerto.

Permanecieron en el puerto hasta septiembre, zarpando con rumbo a Brest para unirse a la escuadra del general don José de Mazarredo y el almirante Eustache Bruix, pero al llegar a la vista del puerto se dieron cuenta que estaban bloqueados por una muy superior escuadra británica, razón por la que era imposible vencer por la inferioridad numérica, Melgarejo dio la orden de virar e intentar llegar a Orien o de nuevo a Rochefort, pero al ser descubiertos por los enemigos enviaron tras de él una numerosa escuadra, pensando que por mucho que intentara llegar no le iba a dar tiempo de formar la línea, además los dos puertos citados no tenían buenas defensas, decidiendo mantenerse en la mar y con rumbo a Ferrol, donde llegó felizmente y sin que le dieran alcance, entrando en la ría quince días después de haber zarpado de Rochefort.

Don Ignacio de Olaeta quien a pesar de ser capitán de fragata, el general don José de Mazarredo le concedió el mando del navío San Pablo, para salir del puerto francés y posicionarse frente a la línea de Quelerman, comprendiendo desde punta Española al fondeadero de Roscanbel, por encontrase en agua próximas fondeada la escuadra británica.

El 5 de mayo de 1801 el jefe de la escuadra le confió a don Francisco Vázquez Mondragón el mando de una división compuesta por su navío, Guerrero y Conquistador, como refuerzo del navío enviado anteriormente, con ellos debía prestar su apoyo para intervenir en el supuesto de que fuera atacada, salió de Brest fondeando en la misma rada a seis millas de distancia, donde permaneció hasta recibir la orden de regresar al puerto francés donde dejo caer las anclas junto a los demás compañeros el 20 de agosto seguido.

Regresó la escuadra a la bahía de Cádiz el 13 de marzo de 1802 al mando del general don Antonio de Córdova.

Bibliografía:

Carlan, J. M.: Navíos en Secuestro. La escuadra Española del Océano en Brest (1799-1802). Instituto Histórico de Marina. Madrid, 1951.

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Est. Tipográfico «Sucesores de Rivadeneyra» 9 tomos. Madrid, 1895-1903.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. Imprenta J. López. Madrid, 1873.

Compilada por Todoavante ©

Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Navegación
Hª NAVAL de ESPAÑA
Estado Mayor
Ordenes Militares
Flotas
Buques General
De 1248 a 1514
De 1515 a 1700
De 1701 a 1833
De 1834 a 1957
Herramientas