1810 - Asesinato del general don Jose de Vargas

De Todoavante.es

Saltar a navegación, buscar


Informe del capitán general del Departamento de Ferrol 1810


Al hacer su entrada en la ría el navío América que, transportaba al nuevo Comandante General del Departamento, pudo presenciar cómo era arrastrado el cuerpo de su antecesor interino en el mando el jefe de escuadra don José de Vargas; al ocupar su puesto don Francisco Vázquez Mondragón y de Pedraza, por obligación de su cargo y no dejar impune a los agresores, ordenó la aclaración de tan horrible crimen, de donde salen los siguientes escritos:

Comillas izq 1.png «Excmo. Sr.: A mi llegada hoy á esta capital he sabido que como á las 10 de la mañana de ayer se empezó á notar en el pueblo alguna alteracion en las mujeres acorrilladas, publicando que el Jefe de escuadra D. José de Vargas, Comandante General del Departamento, tenia dinero oculto en varios sitios para poder pagarle la mayor parte de sus créditos y los de la maestranza; se dirigieron á la puerta del arsenal del dique donde vivia aquel General, contra quien prorrumpieron en descompasados gritos y amenazas, solicitando la entrada en su habitacion que se contuvo hasta despues de la una; se dió parte al Gobernador de la plaza, al Intendente y demás Jefes de la Junta, que concurrieron y hablaron á la multitud de las mujeres y á los hombres que ya estaban mezclados y querian se les diese cuatro pagas, en el concepto que existia caudal para ello; se les dijo por el Intendente graduado D. Angel Pomaret, por el Gobernador y por el Comandante de ingenieros, que no habia otro dinero que el fondo como de ochocientos mil reales, destinados á la fábrica de fusiles, que se les daria una ó dos pagas si alcanzase, y aun buscando algun dinero en el pueblo; y al efecto se izó la bandera de pagamento, que el navío América que estaba señalado por los vigías traia socorros y se aumentaria si se pudiese, con otras muchas razones análogas al caso; y cuando al parecer quedaban convencidos, un grito general produjo el mayor desórden, se agolparon á la casa, subieron á la habitacion del General, lo atropellaron y sacaron de ella golpeado y herido, y á pocos pasos del arsenal, en la Alameda, quedó muerto por la multitud que furiosa lo arrastró por las calles hasta Esteyro, dejándolo en la galería del Intendente; triste espectáculo de los que fríamente presenciaron este hecho sangriento. A esto se ha seguido hacer entrar en la dársena la goleta Liniers, que suponian con dinero para llevarlo con el General y otros insultos á las autoridades, que se han quedado impunes; y si de las investigaciones que se harán sobre el hecho, se aclarase quiénes han sido los promotores, lo participaré á V. E. como lo ejecuto de lo demás y de haberme entregado del mando para la resolucion que sea del agrado de S. M.; bien persuadido por lo informes que en tan corto tiempo he podido adquirir, que la estremada miseria y falta de una fuerza competente y efectiva que contenga los movimientos populares observados ya otras veces, han dado márgen á la mencionada catástrofe, y que si á una y otra no se provee como corresponde, tal vez se repetirán las escenas y seré yo otra víctima que seguirá la suerte del digno y desgraciado General Vargas. — Dios guarde á V. E. muchos años, Ferrol 11 de febrero de 1810. — Excmo. Sr. — Francisco Vazquez Mondragon. — Excelentísimo Sr. D. Antonio de Escaño.» Comillas der 1.png


Al ser recibida esta noticia en la Corte, se dictó la siguiente Real orden:

Comillas izq 1.png «La carta de V. S. número 54, ha llenado á S. M. del más justo sentimiento por el sangriento y horroroso atentado que unas miserables mujeres han cometido en la persona del General D. José de Vargas, á quien la patria mirará siempre como una víctima sacrificada al furor de un puñado de personas ajenas de humanidad y llenas de una depravada intencion, contra la justa causa en que se halla comprometida la nacion. El Consejo de Regencia no puede persuadirse de modo alguno tengan parte en tales horrorosos hechos los honrados artesanos y jornaleros de ese pueblo y arsenal, que con tanto patriotismo han sabido resistir el yugo infame de los enemigos por el tiempo que la desgracia lo permitió, en medio de la miseria que les cercaba; y está convencido de que una corta porcion de almas venales que existen por desgracia entre nosotros, son las causantes principales de semejantes desórdenes: desórdenes que deben evitarse á toda costa y que S. M. no cesará hasta conseguirlo, porque de ello pende la salvacion de la patria; y como esta se resentirá siempre de la suerte infeliz del General Vargas, á quien sacrificó su pureza y la rectitud en el cumplimiento de los soberanos preceptos, quiere S. M. que V. S. examine maduramente el hecho y proceda contra los autores y perpetradores del crímen con la energía que el caso requiere y la vindicta pública reclama. — Dios guarde á V. S. muchos años. Isla de Leon 21 de marzo de 1810. — Hormazas. — Sr. D. Francisco Vazquez Mondragon.» Comillas der 1.png


Pasados unos días se dictó sentencia de muerte contra una mujer conocida por el apodo de la Alarcona, quedando demostrado que fue la primera que armada con el compás de carpintero de su marido hirió al General Vargas, cuando aún éste se encontraba en el Arsenal. Su cabeza fue colocada para ejemplo en la misma puerta del dique del Arsenal.

Bibliografía:

Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. Imprenta J. López. Madrid, 1873.

Transcrita s. e. u. o. con la escritura de la época, de ahí el problema, sobre todo, con los acentos.

Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Navegación
Hª NAVAL de ESPAÑA
Estado Mayor
Ordenes Militares
Flotas
Buques General
De 1248 a 1514
De 1515 a 1700
De 1701 a 1833
De 1834 a 1957
Herramientas