1850 Cuba La Florida

De Todoavante.es

Saltar a navegación, buscar


1850 Cuba La Florida



Poco tiempo después el mismo López con quinientos hombres y el vapor Criollo, logró desembarcar en el puerto de Cárdenas el 19 de mayo, pues toda la fuerza que encontró fueron los diecisiete soldados de un destacamento para impedir este tipo de actos, pero es natural por la abismal diferencia de número consiguiera desembarcar.

Le llegó la noticia a Armero, abordó el vapor Pizarro que se encontraba al mando de don Manuel Sivila, pero fue mal informado y navegó en dirección contraria, impidiéndole localizar al insurgente pero eso no evitó encontrarse de vuelta encontrada con dos mercantes que llevaban los refuerzos a López, cayendo ambos apresados y marinados a puertos de la isla, por estos supo la verdadera posición del cabecilla, así dio la orden de virar dieciséis cuadras y a toda la máquina que daba el vapor puso rumbo a Cárdenas; al llegar, se le dio la novedad de haber llegado más tropas y conseguido hacerles reembarcar, por ello no estaban allí y suponían estaría en rumbo al puerto de salida.

Armero no cejó en su empeño y ordenó dar otra vez al máximo de vapor a su buque con rumbo a Florida, al cabo de unas horas se comenzó a divisar una humareda en el horizonte, continuó dando la orden de dar más vapor, el buque seguramente ya no soportaba más pero comenzaron a ver los palos, luego la chimenea y por último ya se le distinguía la popa, pero esto con varias horas de diferencia lo que le quitaba la seguridad de darle alcance antes de que entrara en aguas territoriales norteamericanas. Sumándose que el buque pirata era de menor calado y penetró por los arrecifes de los Cayos, pero el Pizarro por ahí no les podía seguir, obligándole cuando ya casi estaba al alcance del garfio de abordaje, a variar rumbo y dar un rodeo para sortear los peligrosos arrecifes, viendo con alguna rabia que el Criollo entraba en el puerto de Cayo Hueso, pero no le importó, pues una hora después arribaba entrando en el mismo puerto.

No podía hacerles nada, pero llamó al cónsul español y éste se puso en contacto con las autoridades, sabedores del hecho y la presencia del general Armero con su buque en el puerto, no quedaba ninguna duda de ser una verdad irrefutable, por ello el Gobernador ordenó el embargo del vapor y dio su promesa al general que los piratas serian al menos encerrados una larga temporada.

Bibliografía:

Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. Imprenta J. López. Madrid, 1873.

Compilada por Todoavante ©

Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Navegación
Hª NAVAL de ESPAÑA
Estado Mayor
Ordenes Militares
Flotas
Buques General
De 1248 a 1514
De 1515 a 1700
De 1701 a 1833
De 1834 a 1957
Herramientas