1898 La hazaña del Diego Velázquez

De Todoavante.es

Saltar a navegación, buscar


1898 La hazaña del Diego Velázquez



 Foto del cañonero Diego Velázquez.
Diego Velázquez
Procedencia desconocida.

El 13 de junio salió el cañonero Diego de Velázquez, con sus 200 tn. de desplazamiento, armado con 2 cañones Nordenfelt de 57 m/m y 2 cañones revolver de 37 m/m, al mando del teniente de navío de 1ª don Juan Carranza para reconocer un buque que se creía era el Purísima Concepción intentando romper el bloqueo para entrar en puerto. El que se acercaba a la desembocadura del río San Juan, era el crucero auxiliar norteamericano Yankee, desplazaba 6.800 toneladas y armado con 10 cañones de 127 m/m y 6 de 57 m/m y una velocidad de 14,5 nudos. Al mando del capitán Willard Brownson, tripulado por 15 oficiales y 267 hombres.

A pesar de la enorme disparidad de fuerza, el pequeño cañonero se enfrentó al crucero norteamericano, maniobrado con tal destreza que siempre mostró el menor blanco posible al enemigo, utilizó la mayor parte de sus cañones, mientras se lo impedía al norteamericano. Realizó 193 disparos contra el enemigo, causando pequeños incendios e impidió disparara en alguno momento, además de las posibles bajas, que son desconocidas. El cañonero recibió varios impactos, causándole seis heridos, el contramaestre don José Cacho Torres, quien murió posteriormente, el cabo de mar de primera Eustaquio Bilbao, los marineros Antonio Ferrer, Antonio González, y contusos los artilleros Francisco González y Ángel Bermudose. Regresó a Cienfuegos una hora después de haber salido.

Después de dejar a los heridos en tierra, el comandante Carranza se dispuso a salir de nuevo, esta vez acompañado por las lanchas cañoneras Lince y Cometa, para evitar un desembarco desde el buque enemigo, como se pensaba por parte española. Tras algunos intercambios de disparos, el crucero norteamericano se retiró de nuevo virando 16 cuadras (180º) y alejándose a toda máquina.

Hay escritores que ponen de ejemplo estos combates para denigrar a Cervera, pero las diferencias son enormes por las diferentes circunstancias, en este caso se demuestra que un “enano” puede frenar a un gigante, lo cual hemos visto a través de la historia Naval en multitud de ocasiones, sobre todo desde que don Antonio Barceló invento las lanchas cañoneras, pero por el contrario también hemos visto que en grandes formaciones navales las cosas no eran tan sencillas, casos como el combate del cabo de San Vicente o el mismo Trafalgar, pero todo ello tiene una pequeña explicación, no siendo otra que el predominante sentido del individualismo español, y no es lo mismo ni se le parece, un barco contra otro sin distinción de medidas y pesos, ni atenerse a órdenes superiores de formación u otras que, fue lo contrario de lo sucedido a Cervera al tener que mover una división muy inferior en todo, contra toda una escuadra infinitamente más potente y protegida, las cosas cambian y por tanto no son iguales ni todo se puede cortar por el mismo patrón, dejaría el que esto escribe de ser objetivo.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías, Vicente.: Buques de guerra españoles, 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1980.

Bordejé y Morencos, Fernando de.: Crónica de la Marina española en el siglo XIX, 1868-1898. Tomo II. Ministerio de Defensa. Madrid, 1995.

Franco Castañón, Hermenegildo.: Los apostaderos y estaciones navales españolas en Ultramar. Empresa Nacional Bazán, 1998.

Rodríguez González, Agustín Ramón.: “Bloqueo y combates en la Habana y Cienfuegos, 1898”. Revista General de Marina. Diciembre de 2008.

Compilada por Todoavante ©

Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Navegación
Hª NAVAL de ESPAÑA
Estado Mayor
Ordenes Militares
Flotas
Buques General
De 1248 a 1514
De 1515 a 1700
De 1701 a 1833
De 1834 a 1957
Herramientas