Chacon, Francisco Biografia

De Todoavante.es

Saltar a navegación, buscar


Biografía de don Francisco Chacón



Jefe de escuadra de la Real Armada Española.

Orígenes

Se sabe que vino al mundo en la ciudad de Sevilla, pero se desconoce el año.

Hoja de Servicios

Sus principios también son desconocidos por completo, excepto que comenzó su carrera militar como simple soldado en los Tercios de Infantería, en los que durante muchos años estuvo combatiendo alcanzando el grado de capitán por méritos.

Al alcanzar el trono de España la dinastía de los Borbón, el primer secretario de la cartera de guerra y marina Alberoni organizó a ambos al estilo francés, por ello Chacón fue denominado capitán de Mar y Tierra pasando a la nueva Real Armada.

Pocos datos se tienen del principio de su carrera como marino, comenzándose a saber algo al estar a las órdenes de don Andrés del Pez en su escuadra, participando en el año de 1713 en el sitio y toma de la ciudad de Barcelona que tuvo lugar el 11 de septiembre, al amanecer se dio la orden de ataque, se hicieron estallar siete minas que abrieron las mismas brechas en la muralla, entrando los españoles y franceses, mientras una brigada de Infantería de Marina lo hizo por el muelle, el enfrentamiento fue muy duro sin cuartel, hubo posición que fue tomada y retomada hasta ocho veces, toda la ciudad se convirtió en un campo de guerra, cada plaza, calle e incluso casa era un reducto a tomar, siendo quizás una de las más sangrientas de la historia para tan reducido espacio, más parecía una pelea que alcanzó a sus máximos extremos llevados por el odio que por el arte de la guerra, terminando con la toma completa de la ciudad al caer la noche. Las bajas por parte de los atacantes se contaron en unos seis mil hombres, sobre los asediados no se tienen datos. Como en todas las guerras civiles que hemos sufrido quien perdió fue España.

Al terminar la guerra, con la misma escuadra y general, zarpó con rumbo a Génova para transportar a la Reina doña Isabel de Farnesio, pero se negó a embarcar y se trasladó por tierra a España, lo que le costó permanecer tres meses en una silla de mano cubierta con cortinas, por no perder unos días, ante ello regresó la escuadra al puerto de la Ciudad Condal. En palabras de Fernández Duro, dice: «…primer acto de los que había de creearla reputación de princesa que reunía á la arrogancia espartana, la tenacidad inglesa, la astucia italiana y la vivacidad francesa.» de hecho le acompañaron el tortuoso camino, el Marqués de Mary y don Carlos Grillo y por ello les concedió títulos nuevos en una Real Cédula fechada el 21 de febrero de 1715.

Al año siguiente de 1715 estaba en la escuadra de don Pedro Gutiérrez de los Ríos cuando ésta dio protección a la expedición militar para la toma de Mallorca, estaba formada por dieciocho buques de guerra, seis galeras, veintiséis transportes, diecisiete saetías, cuarenta y una tartanas, veinticinco pingues, dos galeotas y dos saetías armada y cuarenta barcas, en las que se trasportaba a un ejército formado por veinticuatro batallones de infantería, mil doscientos caballos y seiscientas mulas para transportar la artillería y el tren de carros con toda la impedimenta de boca y guerra, estando al mando del caballero d’Asfeld, se conquistó la ciudad y la isla, zarpando parte de la expedición con rumbo a la isla de Ibiza, donde también se rindieron los austriacos, al terminar ésta reconquista la escuadra zarpó de regreso a la ciudad de partida que fue Barcelona.

Fue ascendido al grado de jefe de escuadra, por 1716 ó 1717.

El 19 de junio de 1718, zarpó del puerto de Barcelona al mando del general don Antonio Gaztañeta una escuadra compuesta por los navíos: San Felipe el Real, de 80, Príncipe de Asturias, de 72, al mando de don Francisco Chacón Segundo de la escuadra, Triunfo, de 60, San Luis, de 60, Santa Isabel, de 60, San Pedro, de 60, San Carlos, de 60, San Fernando, de 60, San Juan Bautista, de 60, San Isidro, de 50 y San Francisco, de 50, cuatro galeras, diez fragatas, siete galeras, dos brulotes, dos bombardas y tres mercantes armados, que dieron escolta y protección al convoy formado por doscientos setenta y seis transportes y ciento veintitrés tartanas, trasportando un ejército de dieciséis mil hombres y ocho mil caballos, al mando del marqués de Lede, realizando la travesía en doce días, hasta Sicilia y en la que iba de plenipotenciario Patiño; siendo el objeto de tanto despliegue, el evitar que la Cuádruple Alianza se quedará con aquella isla, en nombre del archiduque Carlos; desembarcaron los nuestros sin resistencia, dándoles los habitantes una buena acogida, si bien sólo hubo unos combates con la guarnición Piamontesa de Messina.

Lápida en el panteón de Marinos Ilustres
Lápida de don Francisco Chacón.
Cortesía del Museo Naval. Madrid.

Se efectuó el desembarco a cuatro millas de la ciudad de Palermo, sucediéndose duros enfrentamientos por ser muy reñidos los combates, sobre todo en la ciudad de Messina pues su guarnición piamontesa no cedía en ningún momento hasta ser vencidos en toda la línea, pero por las sucesivas victorias más el apoyo de la población facilitó la conquista de las ciudades de Palermo y la mencionada, consiguieron vencer al resto quedando en poder de la corona de España la ansiada isla.

Se divisaron velas en el horizonte, pronto se pudo distinguir el pabellón británico y saber que estaban al mando del almirante Byng, lo que causó extrañeza pero bien pensados los españoles, quisieron ver que su presencia era para hacer de mediadora como ya se les había indicado entre los contendientes, ya que entre ambos países no existía una declaración de guerra, pero de nada sirvieron esos buenos pensamientos pues aprovechando la mala disposición para el combate de los buques españoles, fueron atacados sin reparos por los que se pensaba venían a mediar.

El navío del mando de Chacón tuvo que mantener el fuego contra tres contrarios, la defensa fue encarnizada y Chacón recibió un impacto de bala que le dejó tendido en el alcázar, pero antes de expirar pidió que no se rindiera el buque hasta no haber muerto él, así se cumplió y sólo se rindió cuando ya las bajas superaban el 50% de la dotación, estando ya desarbolado y sin timón, lo que ya no dejaba más opción.

Así encontró la muerte tan insigne hombre que comenzó como capitán de Mar y Tierra, falleciendo el 11 de agosto en combate con el nuevo grado de Jefe de Escuadra.

Bibliografía:

Enciclopedia General del Mar. Garriga. 1968. Copilada por el contralmirante don Carlos Martínez-Valverde y Martínez.

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española, desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Tipográfico Sucesores de Rivadeneyra. Madrid 1895-1903.

Fernández Duro, Cesáreo.: Viajes Regios por Mar en el transcurso de quinientos años. Sucesores de Rivadeneyra. Madrid, 1893.

Compilada por Todoavante. ©

Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Navegación
Hª NAVAL de ESPAÑA
Estado Mayor
Ordenes Militares
Flotas
Buques General
De 1248 a 1514
De 1515 a 1700
De 1701 a 1833
De 1834 a 1957
Herramientas