Echeverri y Rober, Juan Domingo de Biografía

De Todoavante.es

Saltar a navegación, buscar


Juan Domingo de Echeverri y Rober


General de la Flota de Nueva España de 1666.

III Marqués de Villarrubia de Langre.

II Conde de Villalcázar de Sirga. [1]



Nació en San Sebastián, desconociéndose el año, debiendo ser por 1614? Fueron sus padres don Domingo Echeverri y Zelandaia, y doña Mariana de Rober y Salina, Condesa de Villarcázar de Sirga, y marquesa de Villarubia de Langre. Su padre fue Secretario de los reyes Felipe III y IV. Fue bautizado en la parroquia de Santa María de la ciudad. Hermano de Juan y Jacinto Antonio. Desde muy joven comenzó su carrera de marino, incorporándose como soldado en los buques siguiendo así la estela de sus ancestros y parientes, hombre decidido, organizador y sagaz, a quien no le importaba coger la pluma ó la espada.

Hay una relación jurada dada por Juan Domingo en 1639, como capitán de mar y guerra al mando del galeón Nuestra Señora de Roncesvalles, dando cuenta de la pólvora gastada al saludar al Rey a su entrada en Pasajes. Otra del 12 de octubre de 1642 desde Alicante anunciando haber salido de Rosas donde desembarco dos mil infantes y su intento de alcanzar Cádiz antes de llegar los malos tiempos. Otra carta sobre el buque anterior y el gasto en armamento y sueldos, así como su pertenencia a la escuadra del Océano en 1650.

Escribe una carta a su madre fechada del 26 de marzo de 1651, comunicándole el fallecimiento de su hermano José en Portobelo, y tener un nuevo nieto del fallecido bautizado con el nombre de Vicente Domingo, escrita en Cádiz a su regreso con la Flota. Con el mismo aviso hay una carta de Juan Echeverri a su madre, con fecha del 14 de enero de 1651 en la capitana en Tierra Firme. Por ello podemos situar algo más el fallecimiento de su hermano y lo que tardó aproximadamente en regresar la Flota.

Por carta del 13 de noviembre de 1653 en Sevilla, se le comunica el fallo de la sentencia como juicio de residencia por haber dejado en Indias a sesenta personas de mar y guerra.

Por carta del 10 de marzo de 1655 en Madrid, de don Manuel de Rubio Bustamante al capitán y sargento mayor don Juan Domingo, dándole a conocer que la armada inglesa navega con rumbo a Indias y todos se preguntan sus intenciones; le añade la noticia por la que los franceses quieren entrar en España.

Carta del 2 de febrero de 1656 en Madrid, de don Juan Antonio de Rubio Bustamante a Juan Domingo, sobre el memorial que dio a la Junta de Armadas ofreciéndose a hacer asiento de una escuadra de seis navíos para la Armada del Mar Océano y sobre la escuadra del marqués de Falces, quien cuenta con la colaboración de don Jacinto Antonio Echeverri por la que tiene que fabricar un galeón. El siguiente 18 de marzo su hermano Juan, le comunica la pérdida de la almiranta y del galeón de Hoyos de la Armada de Indias, sobre cómo se han tomado en Madrid sus excusas para no asistir a la Corte y la provisión del cargo de coronel de la provincia de Guipúzcoa.

Por carta del 5 de marzo de 1658 de don Luis Méndez de Haro, le comunica se le ha hecho merced de la compañía de la almiranta de galeones y debe disponerse a partir con rapidez. Por otra del 9 seguido de don Juan Antonio Hurtado de Mendoza, le da la enhorabuena por habérsele entregado la capitanía de la almiranta de galeones y que acuda a la Corte. Embarcando en el galeón Nuestra Señora del Buen Suceso, propiedad de don José de Alzamora.

Zarpó don Juan Echeverri en 1658 con la Flota de Tierra Firme el 5 de junio del mismo año, acompañándole sus dos hermanos Jacinto Antonio y Juan Domingo, ambos como capitanes de mar y guerra, la expedición estaba compuesta por la escuadra de Galeones del Océano, con doce de ellos, dando escolta a diecisiete buques mercantes, lo cuales como siempre en el viaje de ida iban cargados de azogue, arribando a Cartagena de Indias el 18 de julio siguiente, después de tan solo cuarenta y tres días de navegación. Aquí comenzaba el trasiego de descargar y embarcar los caudales, más mercancías de particulares apreciadas en la península, zarpando con rumbo a Veracruz y posteriormente a la Habana, de donde zarpó transportando veinte millones de plata amonedara, más las mercancías preciosas que a veces eran más rentables que el oro o plata.

A los pocos días de navegación se avistaron velas, estas se acercaron a la formación del convoy, mientras los galeones de la escuadra ocuparon su puesto de combate, como era costumbre a barlovento de la Flota, al llegar a la vista se trataba de una escuadra corsaria inglesa, formada por treinta y una velas al mando de Doyley, pero al ver la fortaleza de los galeones españoles, prefirió dejarlo para mejor ocasión. Por ello cruzaron el océano sin mayores molestias ni avistamientos, al arribar a las islas Terceras pensó que si estaban avisados los enemigos de su presencia, estarían esperándole en el cabo de San Vicente, por esta razón optó por arribar al Cantábrico alejado de la vista del cabo de Finisterre, así consiguió fondear con veinticinco de sus buques, de los treinta y uno iníciales, al parecer se sufrió un temporal y como siempre cada capitán procuraba mantenerse en el convoy, pero otros por las dificultades marineras de sus buques les resultaba imposible hacerlo. Posteriormente se supo que dos arribaron directamente a la bahía de Cádiz y los cuatro restantes debieron de ser tragados por la mar.

Carta del 15 de junio de 1660 en Pasajes, con las medidas del galeón Nuestra Señora de Roncesvalles, construido a las órdenes de don Pascual de Atocha en Usurbil con las dadas por don Juan Domingo Echeverri. En agosto de 1660 arribó a la bahía de Cádiz formando parte su galeón de la escuadra que había zarpado de Nápoles con tropas del Sacro Imperio y valonas.

Por carta del 26 de septiembre de 1661 en San Sebastián, don Santiago de Salazar le da la bienvenida y comunica la concesión del título de Conde y a Jacinto capitán del patache que ha de ir a la isla Margarita.

Partió en la Flota de Nueva España de 1662 en el galeón Nuestra Señora de Roncesvalles, dando la vela veinticuatro buques el 6 de noviembre, al mando de su hermano Juan desde la bahía de Cádiz, quien falleció el 12 seguido como a cien leguas de la salida, fue tan sentida su muerte que la Flota estuvo al pairo tres días hasta decidir el almirante su hermano don Jacinto Antonio sepultarlo en la mar, arribaron a Veracruz y la Habana zarpando con caudales rumbo a la península el 17 de agosto de 1663 fondeando en la bahía de Cádiz en octubre seguido.

Carta del 15 de mayo de 1664 en Cádiz, de Juan Domingo, agradeciéndole a la marquesa de Villarrubia haberle concedido por esposa a su hija y sobrina II condesa de Villalcázar de Sirga doña Mariana Vicenta Echeverri de la Vega. Por otra del 22 de agosto don Martín Pérez de Gabaria lo felicita por la boda y el nombramiento de general de la Flota. Recibe la Real cédula del 19 de agosto seguido nombrándole general de los galeones de Nueva España de 1664.

Carta del 24 de enero de 1665 en Madrid, de don Ambrosio Lomelín a don Juan Domingo de Echeverri, alegrándose por la botadura del galeón Nuestra Señora del Rosario y Santo Domingo. El 1 de febrero seguido el mismo le escribe dándole cuenta y memoria del galeón botado y espera que le haya llegado el dinero que le remitió. Por otra del 13 de febrero en San Sebastián de don Ambrosio, le da explicaciones sobre los galeones en construcción. Con fecha del 1 de abril de 1665 en Madrid de don Ambrosio le comunica la botadura de los galeones y la dispensa de Roma para su matrimonio. El 11 de abril el mismo le comunica la botadura de otro galeón. Fechada el 9 de agosto continúo escrita por don Francisco Badillo Vendrell, le comunica la captura del galeón al mando de don Fernando de Montellano por los turcos y de la feliz llegada a Sanlúcar del resto de los galeones de la Flota de Tierra Firme. Su hermano Jacinto Antonio le felicita por su boda por carta del 7 de octubre seguido en Madrid.

General de la Flota de Nueva España de 1666, en realidad fue una media flota pues solo salió la Capitana y Almiranta, zarpando el 15 de julio arribando a Veracruz el 17 de septiembre, al ser cargados los caudales salió el 16 de mayo de 1667, arribando a la bahía de Cádiz en septiembre seguido. Por carta del 29 de septiembre de 1667 en Cádiz, se le notifica el agradecimiento del adelantado de La Florida por el envió de chocolate. Fechado el 5 de octubre seguido en Cádiz, existe un recibo de don Agustín de Urbaneja de los aparejos, jarcia y velamen del galeón Nuestra Señora de la Concepción, capitana de la Flota que vino de Nueva España el mismo año, por habérselos entregado. Recibe un documento del 20 de diciembre siguiente del Ayuntamiento de Ezquioga nombrándole su alcalde y en el cargo de la Flota se nombra a don Domingo de Aramburu.

Fernández Duro, en su V tomo de las Disquisiciones, entre las páginas 120 y 141 trascribe todo un tratado sobre construcción naval, firmado por don Jacinto, pero escrito entre los tres hermanos enviado a S. M., en él se recalca diferenciar de una vez los buques mercantes de los de guerra, para que estos sean más rápidos y mejor armados, como al parecer ya lo eran los de otros países, todo porque nadie en el reino estaba dispuesto a arriesgar dinero variando medidas hasta dar con las adecuadas y no hacer caso los constructores a los sabios en la materia, de ahí que los buques salgan muy pesados pero poco veleros, lo que no quita ni resta lo uno a lo otro si los trazados son los correspondientes. La obra: «Para que con el favor de Dios Nuestro Señor, este presente viaje se proceda con todo acierto, y el principal de su santo servicio se consiga, y en el de S. M. los efectos que se desean, guardaran el Señor Francisco Martínez de Granada, almirante de esta flota, capitanes y cabos de ella, las ordenes siguientes: Contiene cuarenta y cinco artículos.» Siendo publicada póstumamente en 1666, pero el manuscrito del que hay varias copias, fue el que se repartió entre los capitanes de los galeones de la flota. Otra obra escrita titulada: «Relación del dinero empleado en Tierra Nueva.»

Carta del 21 de julio de 1675, en Cádiz de don Tomás del Cerro Garay a doña Antonia María de la Vega Otáñez, expresando sus sentimientos por el fallecimiento de don Juan Domingo Echeverri.

Por ésta nos indica debió fallecer finales de junio, primeros de julio.

Notas

  1. Ambos títulos como consorte por boda con su sobrina. Al morir su hermano mayor Juan en 1662 los heredó su hija Mariana Vicenta, con ella contrajo matrimonio Juan Domingo y al ser denominado por el título, se encuentran mezcladas las biografías de don Juan y don Juan Domingo

Bibliografía:

Alonso del Val, José María.: Juan Echeverri y Rober (1609-1662), Capitán General y Almirante de las reales Flotas de Indias. Centro de Estudios Montañeses. Santander.

Fernández Duro, Cesáreo.: Disquisiciones Náuticas. Facsímil. Madrid, 1996. 6 Tomos.

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Est. Tipográfico «Sucesores de Rivadeneyra» 9 tomos. Madrid, 1895—1903.

Vargas y Ponce, Joseph de.: Catálogo de la Colección de Documentos. Instituto Histórico de Marina. Madrid, 1979.

En la Espasa se confunde a Juan Domingo con su hermano Juan, fijando la fecha de la muerte en 1662 y en lo relacionado se mezclan las vida de ambos, llevados quizás por la confusión de ostentar el mismo nombre y títulos.

Compilada por Todoavante ©

Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Navegación
Hª NAVAL de ESPAÑA
Estado Mayor
Ordenes Militares
Flotas
Buques General
De 1248 a 1514
De 1515 a 1700
De 1701 a 1833
De 1834 a 1957
Herramientas