Mendez Nuñez (1870)

De Todoavante.es

Saltar a navegación, buscar

Construcción:

 Foto de la fragata de hélice de 2ª clase Resolución.
Fragata de hélice de 2ª clase Resolución.
Colección de don José Lledó Calabuig.

Cuando la fragata de hélice Resolución regresó a Ferrol tras su campaña del Pacífico, se decidió en 1869 su transformación en fragata blindada.

En 1870 se la puso el nombre de Méndez Núñez, en recuerdo del marino, fallecido el 21 de agosto de 1869.

Los trabajos se encargaron al arsenal de Cartagena por orden del 13 de febrero de 1867 y finalizaron el 7 de marzo de 1870.

Su desplazamiento aumentó a 3,382 toneladas y su calado a 6,75 metros. Debía estar tripulada por 450 hombres.

La velocidad quedó reducida a sólo 8 nudos, aunque en la práctica no superó los 6 nudos y medio. Podía llevar 400 toneladas de carbón.

El blindaje era de 11 a 12 cm sobre almohadillado de teca que recorría todo el centro de sus costados, protegiendo la batería y la máquina, pero no cubría la proa y la popa.

En su nuevo armamento, se la instaló un reducto en el que montaba 4 cañones Woolwich de 250 libras (22 cm) y 2 cañones Woolwich de 20 cm. A causa del tamaño de la fragata, su parcial blindaje y su limitado armamento, apareció clasificada en algunos listados como corbeta.

Historial:

 Foto de la fragata acorazada Méndez Núñez.
Fragata acorazada Méndez Nuñez.
Colección de don José Lledó Calabuig.

Entró de nuevo en servicio en Cartagena en 1870. En 1871 se incorporó a la Escuadra del Mediterráneo, que estaba al mando del contraalmirante don Jacobo Mac-Mahón y Santiago. Mandada por el capitán de navío don Luis Bula y Vázquez, permaneció en la misma escuadra hasta finales de 1872, cuando la fragata pasó a integrar una escuadra de reserva.

En julio de 1873 se encontraba fondeada en la base de Cartagena cuando estalló la sublevación cantonal. A mediados de agosto de 1873 estaba patrullando en la rada de Escombreras al mando del ciudadano José Calvo Carles, dada la escasez de oficiales de la Armada en el bando sublevado, cuando encontró y cañoneó a la goleta de hélice Prosperidad. El comodoro británico Wart, que consideraba esas aguas como neutrales, escoltó hasta aguas internacionales a la goleta para evitar su destrucción.

El 17 de septiembre de 1873 tomó parte en un desembarco en Águilas para obtener víveres y dinero. También tomó parte en la operación la fragata blindada Numancia y el vapor Fernando el Católico.

El 27 de septiembre bombardeó Alicante con las fragatas blindadas Numancia y Tetuán, y el 11 de octubre participó en el combate naval de Portman, donde se enfrentó a la escuadra gubernamental. La fragata Méndez Núñez fue alcanzada en el combate por varios disparos de la fragata blindada Vitoria que le causaron 4 muertos y 21 heridos.

El 13 de octubre salieron otra vez de Cartagena los buques cantonales con las fragatas blindadas Tetuán, Méndez Núñez, Numancia y el vapor Fernando el Católico, seguidos a distancia por la goleta de vapor Buenaventura con la bandera de la Cruz Roja. A las dos de la tarde abrió fuego la Tetuán contra la escuadra al mando de Miguel Lobo, pero Lobo rehuyó el combate y levantó el bloqueo.

Días después, el 17 de octubre, volvieron a salir de Cartagena los mismos buques para llevar a Valencia y Barcelona a varios jefes cantonales, pero el día 20 de octubre, la fragata Numancia embistió y echó a pique al vapor Fernando el Católico en aguas de Alicante. Tras el accidente, regresaron los buques a Cartagena. Finalizada la sublevación, en enero de 1874, la fragata fue entregada al gobierno.

En 1880 formó parte de la Escuadra de Instrucción, que se encontraba al mando del contraalmirante don José Polo de Bernabé. Varios buques de esta escuadra, las fragatas Sagunto, Villa de Madrid y Carmen, estuvieron en Galicia en 1881 con motivo de la visita de los reyes Alfonso XII y María Cristina.

Ese mismo año de 1880, se encontraba en Cartagena cuando fue declarada inútil para el servicio, quedando desarmada. A pesar de sus buenas cualidades marineras, al ser blindada perdió sus buenas prestaciones y no realizó servicios de importancia.

Fue dada de baja por una Real Orden de 4 de junio de 1886 y quedó como una prisión flotante en el arsenal de Cartagena hasta su baja definitiva en 1888.

En marzo de 1896 fue vendida para su desguace, que se realizó en el puerto de Mahón, donde había permanecido fondeada desde que fue dada de baja.

Bibliografía:

Bordejé y Morencos, Fernando de.: Crónica de la Marina española en el siglo XIX, 1868-1898. Tomo II. Ministerio de Defensa. Madrid, 1995.

González, Marcelino.: 50 Barcos españoles. Fundación Alvargonzález. Gijón, 2009.

González, Marcelino.: Otros 50 Barcos españoles. Fundación Alvargonzález. Gijón, 2012.

Lledó Calabuig, José.: Buques de vapor de la Armada española. Del vapor de ruedas a la fragata acorazada, 1834-1885. Aqualarga Editores. Madrid, 1997.

Pérez Crespo, Antonio.: El cantón murciano. Academia Alfonso X el Sabio. Murcia, 1990.

Rodríguez González, Agustín Ramón y Coello Lillo, José Luis.: La fragata en la Armada española. 500 años de historia. IZAR. Construcciones Navales, S.A. 2003.

VV.AA.: El Buque en la Armada española. Editorial Sílex. Madrid, 1999.

Compilada por Santiago Gómez.

Todoavante ©

Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Navegación
Hª NAVAL de ESPAÑA
Estado Mayor
Ordenes Militares
Flotas
Buques General
De 1248 a 1514
De 1515 a 1700
De 1701 a 1833
De 1834 a 1957
Herramientas