Lopez de Mendoza y Pacheco, Bernardino Biografia

De Todoavante.es

Revisión a fecha de 11:09 17 abr 2017; Todoavante (Discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a navegación, buscar


Biografía de don Bernardino López de Mendoza y Pacheco



Capitán General de las Galeras de España.

Grande de España.

Consejero de Estado.

II Marqués de Mondéjar.

III Conde de Tendilla.

Comendador de Mérida de la Orden de Santiago.

Contador Mayor de Castilla.

Teniente de Cartagena.

Orígenes

Vino al mundo en la Alhambra, Granada en 1501. Era hijo de Iñigo López de Mendoza, primer marques de Mondéjar y ayo de todas las hijas de los Reyes Católicos, a las que prácticamente crío, ya que como se sabe los Monarcas nunca tuvieron un palacio fijo y vivieron más en tiendas de campaña, que en edificios o casas, pero don Iñigo supo darles una excelente educación y lo más importante, unos principios inamovibles que después dejaron patentes en todos los reinos que ocuparon. Bien se le recuerda a la casada con cierto rey inglés, que las fue mandando matar a todas sus siguientes esposas, pero jamás le puso la mano encima a la Trastamara, ni se le ocurrió el mandarlo.

Y su bisabuelo, don Iñigo López de Mendoza, era el Duque del Infantado y Marqués de Santillana.

Hoja de Servicios

Ya de muy joven se interesó por la mar, por lo que navego desde muy temprana edad en las galeras de España, hasta alcanzar un buen grado de domino y conocimientos, a lo que unió su fortuna personal permitiéndole el construir dos galeras y lanzarse a la búsqueda de corsarios y piratas berberiscos por todo el Mediterráneo occidental.

En estas correrías obtuvo pequeños éxitos, que le permitieron el alcanzar el número de doce galeras propias, tanto de las mandadas construir por él, como de las apresadas y convertidas a la usanza cristiana, sobre todo en la parte tocante al armamento.

Ya en el año de 1540, se encontraba de viaje, habiendo zarpado del puerto de Mallorca con rumbo al de Cartagena, cuando a mitad de la navegación recibió la noticia del Gobernador del Reino de Granada, de que los turcos había saqueado Gibraltar, pero como iba justo de Infantería, decidió hacer regresar a la fragata que le había avisado y que el Gobernador prepara soldados para su embarque y así acudir al encuentro en total plenitud de medios.

El ataque a Gibraltar, lo llevó a cabo una escuadra procedente de Argel, al mando de Dali-Hamet, siendo su segundo jefe Caramani, el cual actuaba más por odio que por razón, pues había estado prisionero al remo de don Álvaro de Bazán de donde pudo fugarse, por estar ausente don Álvaro en visita oficial en Toledo.

Sorprendieron a la ciudad el 10 de septiembre de 1540, se dedicaron como era su costumbre al saqueo, violación y captura de cristianos, pero a su vez fueron sorprendidos por la actitud de la población, ya que cada calle o plaza se convirtió en un fortín, esta resistencia inesperada les obligó a abordar de nuevo sus buques en la noche y madrugada del 11, consiguiendo hacerse a la mar al amanecer del 12.

Para hacer lo antes posible rentable su hazaña, se dirigieron a Vélez de la Gomera, pues el rey Muley Bahazon, era feudatario de España y esta fortaleza estaba bajo su jurisdicción. Al verlos llegar decidió lo antes posible pagar el rescate y liberar a los cristianos, pasando aviso a Gibraltar de su puesta en libertad. En este punto es cuando recibe la noticia del saqueo don Bernardino de Mendoza, a la sazón capitán general de las galeras de España, por haber renunciado al cargo don Álvaro de Bazán y Manuel "El Viejo".

Arribó a Cartagena para reabastecer sus bajeles, todo preparado embarcó la tropa, se incorporaron a su escuadra dos nuevas galeras y un bergantín, con todos ellos zarpó y puso rumbo a bojear la costa andaluza, para asegurarse de que en ella no estaban los enemigo, confirmado esto y sabedor del último punto de recalada de la escuadra turca, cambió el rumbo a la isla de Alborán, donde lanzó las anclas en la noche del 30 de septiembre, así estaba en una situación de privilegio, para con el bergantín en descubierta poder dar con la escuadra turca.

Mientras tanto los dos jefes de la escuadra enemiga mantenían una disputa, pues Dali-Hamet se daba por satisfecho, pero Caramani quería realizar otra tentativa sobre la costa de Andalucía. En estas discusiones perdieron dos días que permanecieron en la mar, con la gente algo cansada y sin hacer prácticamente nada. Al cabo de este tiempo y no estando de acuerdo, decidieron precisamente arrumbar a la isla de Alborán, para así poder estorbar el tráfico y estar a buen resguardo.

El 1 de octubre don Bernardino envió al bergantín a realizar una descubierta, llevándose la sorpresa de que no habiendo navegado más de media legua, distinguió en el horizonte a la escuadra turca, calculando estar a una distancia de tres leguas, por lo que viro dieciséis cuartas y regresó a su punto de partida, comunicó lo que sucedía y don Bernardino, ordenó que dos galeras salieran al encuentro, pero que en cuanto las tuvieran cerca regresaran, así no demostraba en aguas abiertas la verdadera fuerza de la que disponía.

Mientras se fueron preparando para el combate el resto adoptando la formación de media luna. De pronto sonó un cañonazo, forma de advertir a don Bernardino y a toda su escuadra que los enemigos venían detrás convencidos de su victoria.

Para esconder más su presencia, las velas habían sido arriadas, por ello solo se podía distinguir los palos, y eso habiendo llegado a una sexta parte de una legua, al lograr distinguir la arboladura los turcos cayeron en la cuenta de no poder escapar, llegando al combate, entre los capitanes españoles se encontraban don Pedro de la Guerra, don Pedro Benítez y don Enrique Enríquez.

Fue una demostración de mucho valor y muy encarnizado, teniendo una duración de una hora y media, durante la cual los argelinos llegaron dos veces a poner sus pies sobre la capitana lo que causó pérdidas a los españoles, pero los turcos solo pudieron salvar a cuatro de sus galeras, quedando en manos españolas diez de sus vasos, uno hundido y otro que se hundió al poco tiempo cuando era remolcado; del total de dieciséis que llevaban los turcos.

En la acción cayó muerto Caramani, y prisionero Dali-Hamet, ellos tuvieron muchos muertos, se cautivaron a cuatrocientos veintisiete enemigos y se liberaron a ochocientos treinta y siete cristianos. Por parte española, se perdieron ciento treinta hombres, y como el doble de heridos, siendo don Bernardino el que sufrió la pérdida parcial del movimiento de los brazos al recibir dos impactos de fechas y como remate un arcabuzazo en la cabeza, dejándolo herido muy grave, tardando por ello mucho tiempo en recuperarse.

En 1541 formó parte de la escuadra de la Jornada de Argel, que como todos sabemos resultó un fracaso, estando a punto incluso de perecer el rey don Carlos I. En esta ocasión estaba al mando de quince galeras o galeotas, ya que su principal misión era la del transporte de los pertrechos, víveres y caballos.

En 1546 sucede algo que va a cambiar el tipo de boga en las galeras; en éste año la escuadra de galeras de España al mando de don Bernardino en su navegar sufre un temporal, como consecuencia se pierden los dos tercios de remos en sus buques, al no llevar suficientes para todas las galeras, ordena que se pase a utilizar cada remo por tres hombres, por ello es el fundador y descubridor de la boga a galocha (hasta ese momento se efectuaba a tercerol (tres remeros) cada uno manejando un remo «boga a tercerol») explicando que «para suplir la falta de remos hago hacer los remos uno por banco y que lo boguen tres hombres» naciendo así la boga a «galocha», la cual por Real orden se fue implantando en el resto de escuadras, de forma que ya era generalizada a partir de pasado el medio siglo y como ha llegado al conocimiento de nosotros, pues existen pinturas anteriores a estas fechas de estos buques y siempre se les representa con la boga a galocha lo que es incierto como queda explicado. Como ejemplo claro en la capitana de la jornada de Túnez la galera en la que embarcaba el Rey don Carlos I iba a «cuarterol», o sea, cuatro hombres por banco cada uno con su remo, nada de ir a galocha y cuatro remeros por remo, craso error que a fecha de hoy se sigue arrastrando sobre todo en la representación pictórica de combates de estos buques. En el mes de junio del año de 1552, firmó con el príncipe don Felipe, por ausencia del don Carlos I el asiento como Capitán General de las Galeras de España. Según documento que se transcribe a continuación:

Comillas izq 1.png «Sobre el sueldo, mantenimientos y otras cosas de la galeras de su cargo, por el tiempo que fuese de la voluntad de S. A., y de las otras que en adelante mandase armar, por término de cuatro años a contar desde 1º de enero de 1553. Con 500 ducados de oro ó 187.500 maravedíes de Castilla cada mes, por sueldo, mantenimiento y por todos los otros gastos ordinarios y extraordinarios, que ocurriesen en cada galera.» Comillas der 1.png


Al dejar este mando, fue requerido por don Carlos I para que le acompañara en las guerras que el Sacro Imperio mantenía contra los turcos, así como contra el reino de Francia, en ellas se porto muy valientemente.

En ausencia del II duque de Alba, se le nombró Gobernador del reino de Nápoles. Al reintegrase a su puesto el Duque, volvió a correr en su escuadra el Mediterráneo occidental en busca de piratas y corsarios berberiscos, obteniendo algunos triunfos más.

A la abdicación de don Carlos I del reino de España en su hijo don Felipe II, éste por la confianza demostrada, lo nombró Consejero de Estado, pero don Bernardino era hombre de acción y no de sillón, por lo que al presentarse la ocasión demando de su Rey que le permitiera ir a primera línea de fuego.

Así quedó asignado al ejército del duque de Saboya, que viajaba a Flandes, al llegar las fuerzas ante la plaza de San Quintín, se le dejó encargado del levantamiento de trincheras y todo tipo de defensas en el asedio, que se iba a llevar a cabo ante la plaza.

Un documento nos aclara algo más esto:

Comillas izq 1.png «…de las cuales cuidaba con mucho esmero, levantando las que estimaba conveniente, trabajando admirablemente sin descansar un momento, procurando hacer muchas baterías, siendo de mucho fruto su presencia y consejo y el de don Fernando de Gonzaga» Comillas der 1.png


La plaza después de sufrir un intenso bombardeo durante días, se tomó al asalto y a fuerza, el no menos famoso día de San Lorenzo, o sea el diez de agosto del año de 1557,

Las defensas de la plaza quedaron casi destruidas, por lo que una vez tomada se le volvió a encargar el reconstruirlas, pero otro documento nos lo aclara algo mejor:

Comillas izq 1.png «…luego en reparar y fortificar la ciudad, que quedaba muy arruinada de las minas y baterías, y se dio el cuidado de ello a D. Bernardino de Mendoza; pero no lo pudo hacer, por que murió del trabajo que pasó en las trincheras…con gran pesar del ejército y del rey, porque perdió un buen caballero y consejero.» Comillas der 1.png


Falleciendo el 8 de septiembre de 1557.

Bibliografía:

Enciclopedia General del Mar. Garriga. 1957. Compilada por el contralmirante don Carlos Martínez-Valverde y Martínez.

Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo Americana. Espasa-Calpe. Completa 116 tomos.

Fernández de Navarrete, Martín. Biblioteca Marítima Española. Obra póstuma. Madrid. Imprenta de la Viuda de Calero. 1851.

Mariana, Padre.: Historia General de España. Imprenta y Librería de Gaspar y Roig. Madrid 1849-1851.

Olesa Muñido, Francisco-Felipe.: La Galera en la navegación y el combate. Publicada por el autor en dos tomos. Barcelona, 1971.

Saralegui y Medina, Manuel de.: Una sorpresa en tierra y su desquite en la mar. Imprenta de los hijos de M. G. Hernández. Madrid, 1912.

Compilada por Todoavante ©

Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Navegación
Hª NAVAL de ESPAÑA
Estado Mayor
Ordenes Militares
Flotas
Buques General
De 1248 a 1514
De 1515 a 1700
De 1701 a 1833
De 1834 a 1957
Herramientas